viernes, septiembre 30, 2022
No menu items!
Google search engine
InicioAmericaLos cubanos están llegando a los Estados Unidos en números récord. ...

Los cubanos están llegando a los Estados Unidos en números récord. Los contrabandistas se están beneficiando de su éxodo.

[ad_1]

En marzo, más de 32.000 cubanos llegaron a la frontera entre Estados Unidos y México, casi el doble que el mes anterior, según datos de la Oficina de Aduanas y Protección Fronteriza de Estados Unidos.

Claudia, quien solicitó que su nombre real no se use en esta historia por su seguridad, dijo que decidió irse de Cuba después de que se desbordaron las protestas generalizadas de julio de 2021 por los cortes de energía, la escasez de alimentos y la falta de libertades civiles.

El gobierno cubano dijo que las protestas fueron orquestadas por Washington para derrocar al gobierno comunista. Los fiscales han acusado a más de 700 personas de sedición y desobediencia civil en los juicios masivos más grandes desde el comienzo de la revolución cubana.

“Terminé después del 11 de julio”, dijo Claudia a CNN. “Me voy por mi hijo, por su futuro. Estuve todo el día esperando en fila para que pueda tomar yogur. Trabajo en un [government] hospital por $50 al mes. Básicamente trabajo gratis”.

Cubanos que acaban de cruzar la frontera entre Estados Unidos y México se apiñan cerca de un incendio en Yuma, Arizona, en febrero.

Después de fingir ser turistas durante dos días en Cancún, México, los contrabandistas mexicanos que contactaron les dijeron a Claudia y su familia que volaran desde la Ciudad de México a Mexicali, una ciudad de más de un millón de habitantes justo en la frontera con Estados Unidos.

Claudia dijo que el pequeño avión a Mexicali estaba lleno de compatriotas cubanos. Ella dijo que los contrabandistas le habían advertido que la policía mexicana los detendría cuando llegaran al aeropuerto de Mexicali y que colocaría $100 en cada uno de sus pasaportes.

Claudia dijo que la policía mexicana detuvo a todos los cubanos de su vuelo y de otro vuelo, de Guadalajara, que transportaba en su mayoría pasajeros cubanos, que llegó al mismo tiempo.

Los cubanos de los dos vuelos fueron llevados a una comisaría cercana y los agentes se quedaron con sus pasaportes, dijo. Allí, dijo, la policía los dejó libres a ella y a su familia, junto con los otros cubanos que habían puesto un soborno de 100 dólares en sus pasaportes. Los otros permanecieron detenidos, dijo.

La policía de Mexicali no respondió a una solicitud de comentarios de CNN. Los migrantes se quejan regularmente de que la policía en México solicita sobornos y les roba.

Después de dejar la custodia policial, Claudia dijo que el contrabandista con el que habían estado en contacto los recogió en un automóvil y los llevó a una casa sin terminar en el desierto mexicano.

Allí, dijo, un puñado de traficantes armados les dijo a más de 30 migrantes que esperaran en dos habitaciones sofocantemente calientes hasta que pudieran intentar cruzar la frontera. Una habitación estaba llena de gente de diferentes países, dijo.

“Había colombianos, bangladesíes, venezolanos, nicaragüenses, haitianos. Se sentía como si todo el mundo estuviera allí”, dijo. La otra sala, dijo Claudia, estaba repleta de cubanos.

Cubanos recogen alimentos donados en un supermercado de La Habana en agosto de 2021.

Un éxodo masivo

Los cubanos han emigrado en masa en oleadas a lo largo de los años.

En 1994, unos 35.000 cubanos hicieron el peligroso viaje a Estados Unidos en balsas improvisadas. Y en 1980, durante el “Levantamiento del Mariel”, unos 125.000 cubanos huyeron a Estados Unidos en una flotilla de barcos.

Sin embargo, este éxodo actual está en camino de ser aún mayor. Según datos de la Oficina de Aduanas y Protección Fronteriza de EE. UU., casi 80.000 cubanos llegaron a la frontera de EE. UU. desde México entre octubre y marzo.

El aumento de la migración se produce cuando el gobierno cubano ha comenzado a aliviar las restricciones de viaje relacionadas con Covid-19.

Durante gran parte de la pandemia, el gobierno mantuvo la isla bajo estricto confinamiento. Las personas que querían viajar a menudo esperaban meses para conseguir un lugar en uno de los pocos vuelos semanales que salían.

Un apagón en La Habana.

Cuando Cuba relajó las restricciones en noviembre, el aliado del gobierno cubano, Nicaragua, eliminó los requisitos de visa para los cubanos, lo que provocó una oleada de personas que intentaron viajar a la nación centroamericana como una forma de llegar a Estados Unidos.

De repente, los cubanos comenzaron a publicar anuncios en línea vendiendo sus casas con “todo dentro” para pagar el costoso pasaje aéreo. Otros bromearon sobre “ir a visitar los volcanes” en Nicaragua, una forma irónica de decir que estaban emigrando a Estados Unidos.

Muchos cubanos volaron a través de Panamá para llegar a Nicaragua, y en marzo, cuando el gobierno panameño dijo que requeriría que los cubanos que viajaran a través del país obtuvieran una visa de tránsito, una gran multitud de cubanos desesperados asaltaron la embajada de Panamá en La Habana.

Los cubanos protestan frente a la Embajada de Panamá en La Habana mientras el país endurece los requisitos de visa en marzo.

La creciente escasez de productos básicos es lo que está impulsando a muchas personas a abandonar la isla, dijo la profesora de inglés Kailen Rodríguez a CNN en abril mientras esperaba una visa fuera de la embajada de Panamá.

“No tenemos la posibilidad de comprar muchas cosas aquí. Hay [outside of Cuba] podemos comprar todas las cosas”, dijo.

Los críticos dicen que la crisis económica y la migración subsiguiente es culpa del gobierno cubano, que luego usa la ola de inmigrantes para obligar a Estados Unidos a sentarse a la mesa de negociaciones.

“Las tiranías provocan migraciones masivas”, dijo el senador Marco Rubio (R-FL) en abril. “No es solo un acto hostil, si llega a cierto nivel, se considera un acto de guerra”.

Funcionarios cubanos dicen que el aumento de las sanciones, implementado bajo la administración del expresidente estadounidense Donald Trump, está contribuyendo a la crisis económica en la isla.

“En el caso de Cuba, no es solo la consecuencia de la pandemia, son las consecuencias del reforzamiento de la política de máxima presión económica de EE.UU. hacia Cuba”, dijo a CNN la viceministra cubana de Relaciones Exteriores, Josefina Vidal, en una entrevista el pasado mes.

Estados Unidos y Cuba sostuvieron sus primeras conversaciones sobre migración en cuatro años en abril, pero no lograron llegar a un nuevo acuerdo.

Mientras tanto, es probable que migrantes como Claudia continúen pagando a organizaciones criminales para que los lleven en el peligroso e incierto viaje a Estados Unidos.

Una familia de Cuba espera ser transportada a un centro de procesamiento de la Patrulla Fronteriza de EE. UU. en diciembre de 2021 en Yuma, Arizona.

‘Me siento liberado’

Claudia dijo que los traficantes la dejaron a ella y a los otros migrantes en un camino de terracería cerca de la frontera con Estados Unidos en la oscuridad después de señalar el camino a seguir.

El camino estaba lleno de basura y abrigos de otros migrantes que los habían precedido.

“Nos dijeron que no usáramos las luces de nuestros teléfonos y que mantuviéramos a los niños callados”, dijo Claudia.

Pero el grupo se desorientó rápidamente hasta que una de las personas del grupo, un colombiano, usó una aplicación de mapas en su teléfono para guiarlos de regreso a la frontera con EE. UU., dijo.

Cuando llegaron a la frontera, Claudia dijo que el grupo podía ver luces, un McDonalds, desde el lado de Arizona.

La democracia tuvo un año difícil en América Latina.  Pero no todo es pesimismo

Luego, los migrantes llegaron a un hueco en la pared donde alguien había dejado una caja de agua y barras de chocolate, dijo. Poco después, llegaron agentes de Aduanas y Protección Fronteriza de EE. UU. para transportarlos a un centro de detención en Yuma, donde fueron entrevistados, se les tomaron las huellas dactilares y se les hizo la prueba de covid. El hijo de Claudia fue examinado por un pediatra, dijo.

Menos de 24 horas después, la familia fue liberada luego de solicitar asilo. Se pusieron en contacto con sus familiares en Florida, quienes les compraron boletos de avión a Miami.

Bajo la Ley de Ajuste Cubano de 1996, los cubanos que pasan un año en los EE. UU. pueden solicitar convertirse en residentes permanentes.

Claudia dice que todavía está desorientada por la vida en los EE. UU., pero que el peligroso viaje de su familia valió la pena correr el riesgo.

“Me siento liberada”, dijo Claudia. “Soy otra persona ahora, me siento renacer”.

[ad_2]

Source link

admin
adminhttps://www.porpaises.com
Soy Licenciado en la Internet, Las noticias, me he formado en la red y cada día somos más Profesionales, ofreciéndole lo mejor, para que usted disfrute de nuestro trabajo, Gracias por escogernos, ofrecemos siempre lo mejor, Saludos
RELATED ARTICLES

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí

- Advertisment -
Google search engine

Most Popular

Recent Comments